MENU

Juegos súper divertidos de LECTURA niños y niñas

En el escenario de la enseñanza y el aprendizaje escolar, fomentar espacios para la lectura es un deber fundamental del docente (y de los padres en casa) para mejorar los hábitos y la comprensión lectora de los niños. Hacerlo no sólo garantiza el amor por la lectura, también es indispensable para que ellos utilicen los libros como fuente de información, entretenimiento y aprendizaje.

Sabemos que para que un aprendizaje sea realmente significativo los niños deben ser protagonistas activos del proceso. Por esto proponemos estas increíbles y creativas ideas que ponen al estudiantes en el centro de la acción.

Los beneficios de la lectura para los niños son muy numerosos: desde el estímulo que representa para su creatividad e imaginación -una auténtica gimnasia cerebral que empieza desde bien temprano- hasta una mayor capacidad de empatizar con los demás y de ser felices, sin olvidar, desde luego, que en general tendrán un mejor rendimiento escolar y académico.

Desde I.E. os hemos preparado estos JUEGOS SÚPER DIVERTIDOS DE LECTURA

EL SABIONDO

Busca un libro que consideres complicad, elije un fragmento e lo lees en voz alta a tus compañeros/a. Léelo como si fueras un experto en la materia, y tus interlocutores deberán interrumpirte cada vez que no entiendan algo. Tú se lo debes les explicar como si fueras un experto en la materia, inventándote las respuestas.

 SOY UN MARCIANO

El juego consiste inventar una historia a partir de un libro con ilustraciones. En primer lugar elegimos cualquier libro que tenga ilustraciones, a ser posible un libro de literatura infantil, ya que sus ilustraciones son muy bonitas y despierto nuestra imaginación. Posteriormente las observamos sin leer el texto, podemos cubrir el texto para no tener la tentación de leerlo. Por último inventamos nuestra historia y se la contamos a nuestros compañeros. Espejo de golosina repitiendo con diferente el libro despertando así la imaginación de todos los compañeros.

EL PODCATS

En este juego nos convertimos en un locutor de radio, y a partir de las ilustraciones de un libro, de álbumes de fotografías antiguas, recortes de revistas y periódicos ETC, inventaremos una historia y con ella realizaremos un podcast, nuestros amigos nos ayudan con los efectos especiales, lo grabamos con la ayuda de un dispositivo móvil y por último colgaremos el  podcast en Internet.